El homeschooling ya toma fuerza; alrededor de 600 familias involucradas en México

El homeschooling ya toma fuerza; alrededor de 600 familias involucradas en México

CIUDAD DE MÉXICO.

La pandemia de covid-19 ha provocado, además de una compleja situación de salud en México, el que las familias deban adaptarse a una nueva realidad en distintos ámbitos, entre ellos el de la educación.

El homeschooling o educación en casa, es una opción que, surgida en Estados Unidos y que se ha extendido a otras naciones de América y Europa como España, ha adquirido importancia en nuestro país y significa que padres de familia adquieran el rol de tutores o maestros de enseñanza al margen del sistema educativo tradicional, y lo hagan siguiendo una metodología y pedagogía propias.

En Estados Unidos, se calcula que al menos dos millones de familias practican esta modalidad de estudio en casa. En México, según el Primer Censo de Familias Homeschoolers en México, elaborado en 2019 por la organización ABP Sustenta, son alrededor de 600 familias, la mayor parte de ellas en la Ciudad de México, Estado de México, Nuevo León y Jalisco.

Desde una visión positiva, el homeschooling puede ser una buena apuesta por la personalización de la experiencia educativa, la autonomía del estudiante en su entorno personal y una motivación por profundizar en conocimientos que le son de mayor interés.

Rodesita Stewart es una madre de familia de Monterrey que se decidió por esta opción desde antes de la emergencia sanitaria para dar educación a sus hijos y ya logró certificar a la mayor de 12 años en primaria.

“En la escuela pública están estudiando de 8 de la mañana hasta las 3 de la tarde, de lunes a viernes y luego se les dan asesorías privadas y luego presentan exámenes y no salen bien, pero por la deficiente educación. Por eso es que muchas personas estamos optando por hacer este esfuerzo o de tener a los hijos en una escuela privada o educarlos nosotros mismos, yo no pagaría a un asesor externo luego de la escuela, mejor yo soy su asesora como lo estamos haciendo nosotros”, señaló.

Bajo esta modalidad, los menores escolarizados en el hogar, pueden pasar, según algunas investigaciones pedagógicas, una media de cuatro horas estructuradas realizando distintas actividades de aprendizaje como lectura, ejercicios y charlas de diversos temas de interés con la asesoría directa de los padres de familia, quienes además son responsables de adquirir los elementos educativos, como libros y cuadernos, de acuerdo al año escolar que se trate.

Stewart cuenta en sus redes sociales que, pese a que no existe como tal una regulación en México para la modalidad de homeschooling, la certificación se puede hacer vía el Instituto Nacional de Educación para los Adultos (INEA) a través de la presentación de exámenes.

“Lo primero que hay que hacer es que, cuando ya consideramos que está en la edad de certificarse, entre 9 y 14 años, hay que ponernos en contacto con ellos y los asesores de los centros comunitarios y te dan los requisitos.  Ellos les aplican un examen de ubicación y luego nos entregaron un primer paquete de material para presentar 12 exámenes; ya después de ahí nos entregaron el certificado”, subraya.

HOMESCHOOLING CON TUTOR

Otra variante de este homeschooling es el sistema en el que, bajo las medidas de confinamiento y sanidad, una especialista al frente de un grupo de no más de 4 niños y niñas menores de 6 años, recrea toda la experiencia de convivencia y aprendizaje en un entorno supervisado y guiado.

De ello, platica a Excélsior Eira Henestrosa, socia y directora de Kokun Homeschool.

“El homeschooling por lo general lo lleva a cabo el tutor o el padre y en este caso llevamos a una maestra capacitada y certificada por nuestros programas para simplemente baje todas esas actividades y desarrolle habilidades con los niños en su casa”, explica.

La propuesta de actividades cubre cuatro áreas del aprendizaje infantil: Físico, Socio-emocional, Cognitivo y de Lenguaje ante un entorno de salud aún incierto para volver a las aulas y continuar el aprendizaje, la escuela en casa es una alternativa que llegó para quedarse.

“Definitivamente, yo creo que uno de los grandes aprendizajes en general a nivel colectivo es que nos tenemos que adaptar a lo que hay, yo veo una gran ventana de oportunidad de que el servicio de que este servicio puede quedarse”, destaca Eira Henestrosa.

Respecto a las posibles desventajas del homeschooling, distintos especialistas señalan la falta de interacción con otros niños y adultos fuera de su entorno familiar, como la principal, así como el que esta práctica genere poca competencia para trabajar en grupo y una menor interacción con otras formas de pensar.

Sin embargo, un estudio de la Universidad Internacional de la Rioja, sobre La socialización de los niños homeschoolers, indica que tanto de manera cuantitativa como cualitativa este tipo de estudiantes obtienen resultados iguales e incluso superiores en la sensibilidad social, “se preocupan por los demás, acatan las normas y las reglas sociales que facilitan la convivencia en el mutuo respeto, no se muestran aislados ni apartados, ni se muestran ansiosos, nerviosos, ni tímidos en las relaciones sociales. La mayoría muestran popularidad, iniciativa, confianza en sí mismos y espíritu de servicio”.

CICLO PRESENCIAL

Opciones de educación como el homeschooling se van abriendo paso en tanto se mantenga el escenario complejo que enfrenta nuestro país para el regreso presencial a las aulas.

Claudia Rojo, fundadora de la Alianza de Colegios Multiculturales de México, dice que es poco probable regresar a los planteles.

“Es muy probable que este ciclo escolar en junio, termine a distancia, sería lo más responsable, lo más seguro y veremos cómo se va desarrollando en los diferentes estados si incluso aquí de colonia a colonia hay mucha diferencia en cuanto a semáforo, municipios, estados en donde siempre hay condiciones muy particulares. La idea es tomar decisiones con responsabilidad, si las escuelas siempre pregonan educar en valores es el momento de demostrarlo”, señala.

La ACOMM pide se considere a la educación como actividad esencial para que el personal docente y administrativo acceda rápido a la vacuna anticovid-19.