FBI busca a “El Gato” por asesinato del abogado Juan Guerrero Chapa en Texas

FBI busca a “El Gato” por asesinato del abogado Juan Guerrero Chapa en Texas

MONTERREY, NL (apro).- El Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus en inglés) incluyó en su lista de los más buscados a José Rodolfo Villarreal-Hernández, ‘El Gato’, jefe de plaza del cártel de los Beltrán Leyva en San Pedro Garza García, quien en mayo de 2013 ordenó el asesinato del abogado neoleonés Juan Guerrero Chapa, quien en ese entonces radicaba en Dallas, Texas.

El FBI ofreció un millón de dólares a quien proporcione información para dar con el paradero de Villarreal-Hernández, de 42 años de edad, quien contrató a miembros del famoso Grupo Rudo –creado por el entonces alcalde de San Pedro, Mauricio Fernández, supuestamente para “combatir” al narcotráfico– para terminar con la vida del abogado.

Nota relacionada:

EU ofrece 1 mdd por el jefe de plaza en Monterrey del cártel de los Beltrán Leyva

“José Rodolfo Villarreal es buscado por presuntamente ordenar a sus asociados que ubicaran y asesinaran a un hombre en Southlake, Texas. Ha sido agregado a la lista de los diez fugitivos más buscados del FBI y se ofrece una recompensa de hasta un millón por información que conduzca directamente a su arresto”, precisó el FBI en su página de los Más Buscados.

Añadió: “El Gato ocupa una posición de liderazgo activo en la organización de narcotráfico Beltrán Leyva en la región de San Pedro Garza García, Nuevo León. También se cree que es responsable de numerosos asesinatos en México”.

El abogado neolonés fue utilizado por la agencia antidrogas estadunidense (DEA) para recoger en Tamaulipas 26 millones de dólares que el capo Osiel Cárdenas Guillén entregó en secreto para negociar su reducción de condena.

Para ubicar a Guerrero Chapa en Dallas, ‘El Gato’ contrató a Jesús Ledezma Cepeda, de 59 años, miembro del Grupo Rudo, así como a José Luis Cepeda Cortés, para que pusieran un GPS en la camioneta de la víctima, además de cámaras en la zona de su residencia en Dallas, Texas.

Jesús Ledezma Cepeda, su hijo Jesús Gerardo Ledezma Campero y Jose Luis Cepeda Cortés están implicados en la colocación de dispositivos GPS en vehículos de al menos 11 personas que fueron “ejecutadas” en San Pedro y Monterrey por el cártel de los hermanos Beltrán Leyva.

Después de ubicarlo, la tarde del 22 de mayo de 2003, ‘El Gato’ ordenó a dos de sus sicarios matar a Guerrero Chapa. Al momento de su asesinato, el abogado se encontraba sentado dentro su vehículo, afuera de un exclusivo centro comercial de Dallas-Fort Worth, que estaba atestado de compradores.

El cartel del FBI con la recompensa por José Rodolfo Villarreal Hernández, presunto jefe de plaza en Monterrey y San Pedro Garza García del Cártel de los Beltrán Leyva. Foto: Especial

Luego del homicidio el FBI ubicó el dispositivo GPS y lo rastreó hasta una tienda en McAllen, Texas, donde los miembros del Grupo Rudo habían comprado varios aparatos con sus tarjetas de crédito.

Gracias a esas evidencias el FBI capturó a Jesús Ledezma Cepeda, Jesús Gerardo Ledezma Campero y Jose Luis Cepeda Cortés.

Durante su juicio, Jesús Ledezma Campero confesó: “el presunto Grupo Rudo era un engaño para que la gente pensara que Mauricio mantuvo la paz con una fuerza secreta de cientos llamados Grupo Rudo.

“Pero de hecho el Grupo Rudo tenía sólo cuatro miembros principales, incluyendo a Ledezma Cepeda, el alcalde y el jefe de la policía de San Pedro”, testificó, según el reporte que en su momento publicó el diario texano Dallas Morning News.

“Mauricio Fernández en realidad tenía un pacto con el cártel de los Beltrán Leyva para mantener la paz en su ciudad, por lo que les dio rienda suelta”, abundó.

Mencionó que su padre, Ledezma Campano, era amigo de los hermanos Arturo y Héctor Beltrán Leyva.

“Mi padre también era amigo del líder de la región de los Beltrán Leyva llamado Alberto Mendoza, alias Chico Malo”, precisó, de acuerdo con el reporte del diario de Dallas.

El agente especial del FBI Gary Koenig, quien ha investigado a ‘El Gato’ desde la oficina local de Dallas, lo calificó como “un tipo despiadado”.

“El papel de ‘El Gato’ en el tráfico de drogas hacia Estados Unidos y la evidencia que lo vincula con más de 10 asesinatos en México han hecho de este caso una prioridad absoluta para las autoridades estadunidenses y mexicanas. Es un tipo despiadado”, subrayó.

El FBI y las autoridades mexicanas –abundó– sienten que la publicidad de la lista de los Diez Más Buscados y una recompensa tan grande ayudará a generar los consejos que necesitan para llevar a ante la justicia a ‘El Gato’.

“Villarreal-Hernandez tiene 42 años. Tiene cabello negro y ojos marrones y mide 5 pies 4 pulgadas de alto. Se cree que pesa alrededor de 165 libras y es probable que esté escondido en México. Villarreal-Hernández debe considerarse armado y extremadamente peligroso”, detalló en su página el FBI.

Origen: proceso.com.mx

Tags