Fede Valverde, el guerrero charrúa que grita sus barridas como si fueran goles

Fede Valverde, el guerrero charrúa que grita sus barridas como si fueran goles

En Rusia 2018, fue uno de los grandes marginados de la lista mundialista de . “Me dolió, pero eso me ayudó a mejorar como futbolista”, contó en una entrevista. Y nada más cierto de la realidad. A partir de entonces, el ‘Pajarito’ voló cada vez más alto en su carrera y hoy es la estrella más brillante de la selección charrúa en . Sin embargo, pese a su condición de astro, el volante no logró iluminar como quisiera a su equipo en el debut mundialista.

MIRA- Federico Valverde: Las figuras que superan a Messi y Cristiano en el valor de mercado

Valverde, hoy por hoy, es el jugador que genera más ilusión al pueblo uruguayo. Su gran presente en el Real Madrid le respalda. No casualmente es uno de los mediocampistas más valiosos del mundo. 100 millones de euros es lo que vale actualmente y solo Phil Foden le supera en ese sentido (110 M€).

Es por eso que cualquier entrenador lo tiene bien referenciado al momento de enfrentarlo. Es el jugador a anular y superar. Pero casi siempre es difícil lograrlo.

“Valverde es un jugador fantástico, de una calidad técnica extraordinaria, con una dimensión físicamente... Puede considerarse con De Bruyne como uno de los mejores medios. Tiene una gran influencia en la forma de jugar de Uruguay y desde media distancia puede resolver un partido. Son muy fuertes colectiva e individualmente”, advertía Paulo Bento en la previa del Uruguay vs Corea del Sur. Y tuvo razón.

El volante del Real Madrid estuvo bastante cerca de inclinar la balanza a favor de su selección con un potente remate desde fuera del área, al que nos tiene acostumbrados. Bordeando los 90 minutos, el ‘Pajarito’ se sacó a un surcoreano de encima para lanzar un ‘misil’ que se estrelló con el poste del arco rival. La fortuna, lamentablemente, no estuvo de su lado.

Pero es un guerrerazo. Porque cuando no habían chances de atacar, había que defender con corazón. Por eso, en el momento de barrerse ante un rival y frenarle así un contraataque peligroso, lo celebró como si hubiera sido un golazo. Evidentemente, la garra charrúa recorre todas sus venas.

Fue un buen partido individual para Valverde y sus estadísticas así lo reflejan: 89% de precisión en sus pases (56/63), tres remates, dos pases clave y cuatro de seis duelos ganados, según Sofascore. Sin embargo, no pudo guiar a su selección hacia el triunfo, lo que más anhelaba.

Ganarle a Corea era clave, pues luego se vienen Portugal y Ghana, dos rivales sumamente complicados. La clasificación a octavos de los charrúas puede estar en peligro, pero Fede Valverde es la gran esperanza de su país. El mediocampista madridista sabe muy bien que tiene un gran peso sobre su espalda y , seguramente, lo tomará con mucha responsabilidad. No es para menos. Él luchará hasta el final, como buen guerrero, por el pase a la siguiente roda.

Ver nota completa: elcomercio.pe