México SA

México SA

A saber dónde lubrican sus respectivas bolas de cristal o qué tipo de infusiones consumen, pero el hecho es que los ya incontables videntes financieros de aquí y allá están imparables: divulgan, un día sí y al siguiente también, pronósticos de chile, dulce y manteca en torno al posible crecimiento económico mexicano (también el mundial) en este 2021, ya con semáforo verde, que se mueven, hasta ahora, de 3 a 7 por ciento del producto interno bruto (PIB), con todo tipo de variedad entre dichos rangos. La única coincidencia, si bien va, es que la recesión quedó atrás y la economía nacional avanzará tras el aciago cuan pandémico 2020, el cual, en la materia descrita y salvo en China, produjo números de intenso color rojo a lo largo y ancho del planeta.

Hasta ahora, como se menciona, el más resuelto ha sido el grupo de videntes del Banco de México, para quien la economía nacional crecería 7 por ciento “en el mejor de los casos”, aunque advierte que cabe la posibilidad de que en realidad no pase de 5 por ciento si se considera “un escenario menos alentador”. Por su parte, la Secretaría de Hacienda visualiza un 6.5 por ciento y la OCDE apenas vislumbra 5 por ciento. Hagan sus apuestas.

En vía de mientras, el Banco Mundial también participa en el gustado juego de los videntes (“atínenle a la tasa de crecimiento”) y en este 2021 para México pronostica un crecimiento de 5 por ciento (en el mismo rango lo ubica el Fondo Monetario Internacional), ritmo que, según éste, perdería fuerza en 2022 y 2023, pues en esos años el avance sería de 3 y 2 por ciento, respectivamente, en el entendido de que “la reactivación mundial es firme aunque desigual, dado que muchos de los países en desarrollo luchan contra los efectos perdurables de la pandemia” (especialmente en aquellos en los que el acceso a la vacuna es prácticamente de cero, que felizmente no es el caso de nuestra nación).

El Banco Mundial recién divulgó sus Perspectivas económicas mundiales y los videntes de esa institución (supuestamente) multilateral prevén crecimiento por doquier (que contrasta con el inventario fúnebre de 2020 sobre el comportamiento de las economías del planeta), pues “en 2021 la economía global se expandirá 5.6 por ciento, tras la recesión más profunda en 80 años, y ese efecto se deberá, en gran medida, al fuerte repunte de algunas de las principales economías. Sin embargo, muchos mercados emergentes y economías en desarrollo continúan luchando contra el Covid-19 y sus consecuencias. A pesar de la reactivación, para fin de este año, la producción mundial será alrededor de 2 por ciento inferior a lo que se proyectaba antes de la pandemia”.

El organismo financiero reconoce que para 2022 “las pérdidas de ingresos per cápita no se habrán revertido para aproximadamente dos tercios de los mercados emergentes y economías en desarrollo. Entre las naciones de ingreso bajo, en donde la vacunación se ha retrasado (en realidad, no cuentan con recursos para adquirir el biológico), los efectos de la pandemia han anulado los logros obtenidos en materia de reducción de la pobreza y han agravado la inseguridad y otros problemas de larga data”.

De hecho, el Banco Mundial advierte que “si bien existen signos de recuperación mundial que se reciben con agrado, el Covid-19 sigue generando pobreza e inequidad en la población de países en desarrollo de todo el mundo. Se prevé que el crecimiento en las economías de ingreso bajo este año será el más lento de los pasados 20 años (salvo por 2020), lo que refleja, en parte, el muy lento ritmo de vacunación. Se estima que, en 2022, el nivel de producción de este grupo será 4.9 por ciento menor en comparación con lo proyectado antes de la pandemia”.

De cualquier forma, el Banco Mundial proyecta que, por ejemplo, en 2021 la economía estadunidense se incrementaría 6.8 por ciento (cayó 3.5 en 2020); la zona Euro, 4.2 (-6.6); India, 8.3 (-7.3) y China, 8.5 (2.3 positivo el año previo).

Las rebanadas del pastel

Juego de letras: “nos estamos recuperando; hablábamos de la ‘V’, de que íbamos a caer y a levantarnos pronto, cuando había especialistas que hablaban de que iba a ser una ‘L’, que íbamos a caer y a quedarnos abajo mucho tiempo; afortunadamente no es así, ya estamos creciendo, recuperando empleos, y por el lado de los ingresos estamos arriba de lo presupuestado” (AMLO dixit).

Origen: jornada.com.mx

Tags